Efemérides

Día : 17/8

Parado con firmeza ante el pelotón de fusilamiento, Pedro Figueredo Cisneros, conocido por “Perucho”, gritó el 17 de agosto de 1870: “¡Morir por la Patria es Vivir!”

Precisamente esa es la frase final del Himno Nacional de Cuba cuya música había sido creada por el propio Perucho en agosto de 1867.

Ya desde esos instantes él se hallaba en unión de otros amigos suyos participando en la organización de actividades conspirativas en la ciudad de Bayamo.

“Perucho” Figueredo había nacido el 29 de julio de 1819 en Bayamo. Después estudió la carrera de abogado y también cultivó la literatura y la música. .

Atendiendo al reclamo que le habían hecho algunos de sus compatriotas Perucho compuso el 14 de agosto de 1867 la marcha que después se convertiría en el Himno Nacional cubano.

Posteriormente habló con el maestro Manuel Muñoz Cedeño, quien había instrumentado con antelación la creación titulada “La Bayamesa”, para que la orquestara. Después trató con el padre José Batista para interpretar dicha marcha al finalizar la misa aprovechando que las festividades del Corpus Christie culminarían con el tdéum en el que estaría presente, incluso, el propio gobernador español Julián Udaeta, quien estaba casado con una cubana.

Cuando escuchó la marcha el gobernador se sorprendió. Incluso mandó a buscar al director de la orquesta y el maestro Muñoz le informó que era una marcha del señor Figueredo. El gobernador mandó entonces a localizar a Perucho Figueredo y le dijo que esa marcha no tenía nada de religiosa y sí mucho de guerrera. Y al responderle con particular firmeza al representante de la metrópoli española Perucho Figueredo le afirmó: Usted no puede determinar que este es un canto de guerra puesto que no es músico. No obstante el gobernador español se quedó con la duda.

La marcha creada se fue popularizando y se silbaba por las calles, y de hecho presidió los actos de la sociedad “La Filarmónica”. Tras haberse ocupado Bayamo por los luchadores cubanos Perucho Figueredo montado en su caballo “Pajarito”, y en medio de una multitud enardecida, escuchó cuando se entonó su marcha y como el pueblo la secundaba. Entonces extrajo una hoja de su cartera, cruzó una pierna sobre la montura de su caballo y escribió la letra de la marcha. La hoja escrita pasó de mano en mano y se multiplicó el canto. Eso fue el 20 de octubre de 1868.

“Perucho” Figueredo además del creador del Himno Nacional fue un relevante patriota. Cuando se organizó en Guáimaro en 1869 el primer Gobierno en Armas de Cuba fue nombrado Vicesecretario de la Guerra, cargo que desempeñó hasta que con los pies ulcerados y enfermo fue hecho prisionero en la hacienda Santa Rosa y conducido a Santiago de Cuba.

Ante el Consejo de Guerra que lo juzgó, exclamó: Estoy seguro que a esta fecha mi puesto estará ocupado por otra persona de más capacidad, si siento la muerte es tan sólo por no poder gozar con mis hermanos la gloriosa obra de la redención que había imaginado y que se encuentra ya en sus comienzos.

El 17 de agosto de 1870 Perucho Figueredo supo ser consecuente con lo que había expuesto en la marcha vibrante que él creara y que es hoy nuestro Himno Nacional.


Otras efemérides en este mes : 8

Niña leyendo...